Me llamo Pablo Navarro y me apasiona la comunicación. Tengo la suerte de que mi profesión es la que siempre soñé, y no es otra que la de comunicar y despertar emociones. Algunas veces en una clase de Secundaria o Bachiller, y otras, intento despertar esas emociones a través de mi cámara. Vivo enamorado de mi trabajo y sobrevivo en mi día a día con pequeñas dosis de felicidad, viendo cómo un alumno consigue superar sus miedos, o viendo la cara de una pareja recién casada la primera vez que ven el vídeo de su boda.

 

Dicen, que no se puede iniciar un proyecto nuevo sin emoción. Y no puedo estar más de acuerdo. Adoro los retos y éste es uno más. Un camino apasionante y estimulante, que cada día consigue despertar mi lado más sensible y creativo.